Videntes Hacen el Ridículo con Donald Trump

Mhoni Vidente, El Brujo Mayor y Walter Mercado quedaron en evidencia al pronosticar que el candidato republicano Donald Trump perdería las elecciones de Estados Unidos a manos de Hillary Clinton.

Y es que luego de grandes expectativas y al tener un interés directo al ser de origen hispano, los tres supuestos videntes aseguraron que sus poderes ultrasensoriales les indicaron que Donald Trump fracasaría en su intento por gobernar la Unión Americana, y no sólo eso, presagiaron que al candidato le iría muy mal después de los comicios del pasado ocho de noviembre.

En el caso de Mhoni Vidente, ella además de confirmar varias veces que Trump perdería las elecciones, presagió que se iría a la ruina en sus negocios y también se vería afectada su salud.

Tras quedar en ridículo al saberse los resultados, Mhoni Vidente no sólo rectificó, sino que ahora pronosticó que Trump llevará al mundo a la Tercera Guerra Mundial, por lo que advirtió que la gente del planeta debe estar prevenida para lo peor, pues a Estados Unidos llegó prácticamente el anticristo.

Otro que quedó en evidencia fue el denominado Brujo Mayor, quien no contento con decir que Donald Trump perdería ante Hillary Clinton, también remató sus predicciones asegurando que el enpelucado candidato enfermaría gravemente además de que se divorciaría de su actual esposa.

Siendo el hazmerreír de sus seguidores y sus detractores, El Brujo Mayor prefirió esconderse de los medios de comunicación en lo que la gente olvida sus erradas predicciones, tal y como cuando lo hizo al haber asegurado que el Chapo Guzmán sería ultimado al intentarse recapturarlo.

Finalmente, otro de los videntes estrella que también salió raspado por sus anticipaciones sin fundamento fue Walter Mercado, quien a pesar de ser más mesurado, también falló en sus pronósticos.

En el caso de Walter, él aseguró que el pueblo estadounidense se daría cuenta de la ignorancia y mala estima que tiene Trump hacia las personas que no son blancas, elemento suficiente que le haría perder las elecciones en aquella nación.

Con esos ejemplos de charlatanería, es tiempo de que la audiencia definitivamente tome su distancia ante esos personajes que, valiéndose de la incertidumbre y la desesperación de la gente, buscan respuestas anticipadas sobre su acontecer.

Lo increíble a todo ello, es que mientras más se equivocan estos personajes y más siguen engañando a la gente, mayores y mejores espacios les dan en los medios de comunicación, dando prueba fehaciente que lo de menos es lo cierto de sus pronósticos, sino el raiting y el morbo que llegan a despertar entre el público.