Televisa Deportes Convertido en un Burdel

Si hace un año Televisa Deportes operaba como una agencia de modelos donde Javier Alarcón se aprovechaba de su puesto para obligar a las presentadoras a hacer lo que se le antojara, bajo el mando del alto ejecutivo Yon de Luisa, esa sección de la televisora prácticamente se ha convertido en un burdel.

Y es que independientemente de que al exdirector del área deportiva de Televisa Javier Alarcón se le perdió la confianza tras presuntamente haber desfalcado a la empresa con 10 millones de pesos en octubre del 2015, lo que realmente provocó su despido fue el hecho de que las denuncias de acoso y maltrato laboral hacia sus subordinadas eran ya un tema descarado que fue inevitable remediar.

En aquella ocasión, Yon de Luisa, vicepresidente de Eventos Especiales y Deportivos de Televisa, encabezó las investigaciones para destituir a Alarcón, y como primer acto limitó la participación del séquito de modelos que a modo de comunicadoras tenía bajo su mando el titular del extinto programa “La Jugada”.

Entre los resultados arrojados, De Luisa se encontró que Alarcón no sólo maltrataba a sus colaboradoras al exigirles no comer demasiado como a Vanessa Huppenkhothen, o a exhibirse en poca ropa como a Marisol González, sino también, acostumbraba a condicionar las participaciones de las edecanes a cambio de que fueran consentidoras con él.

El acabose se dio cuando Alarcón abandonó a su esposa Lorena Guevara por la presentadora Mercedes Aguirre, lo que causó la indignación de Yon de Luisa, y poco tiempo después, Javier fue despedido oficialmente por un asunto financiero, para no destapar la cloaca que se vivía en Televisa Deportes.

A pesar de que De Luisa prometió que ese tipo de situaciones desagradables ya no serían toleradas bajo su mando, a poco más de un año de la separación de Javier Alarcón de la empresa, el vicepresidente de Eventos Especiales y Deportivos de Televisa repitió el mismo patrón de acoso y abuso en contra de las colaboradoras de esa área deportiva.

Pero más allá de un asunto de limpieza institucional, todo apunta a que Yon de Luisa corrió a Alarcón para quedarse con su reino, incluyendo al séquito de amantes que dijo combatir en su momento.

En ese sentido, De Luisa se divorció desde hace seis meses y montó una casa de soltero en las Lomas de Chapultepec, donde da rienda a sus pasiones acompañado de alumnas del Centro de Educación Artística de Televisa y del área deportiva de la empresa.

Tan sólo hace una semana, De Luisa fue captado por un paparazzi en compañía de una jovencita que podría ser su hija, y a quien se identificó como Natalia Ortega, estudiante de origen español y matriculada en la escuela actoral de Televisa, y a la cual aparentemente le prometió ayudarla en su carrera.

Pero lo que desató la bomba fue cuando una revista de espectáculos publicó ésta semana que De Luisa mantiene una relación sentimental con la presentadora Nahima Choura, quien conduce el programa deportivo “¿A Quién le vas?”, misma que habría provocado el divorcio del alto ejecutivo de Televisa.

Además de ellas dos, a De Luisa se le señala de aprovecharse de su cargo para que bellas aspirantes ingresen a Televisa Deportes con su visto bueno, donde se incluyen a jóvenes bajo su protección, como recomendadas de la empresa y de sus propios amigos.

Si con Javier Alarcón se acusó al área deportiva de Televisa de fomentar la misoginia y el acoso laboral, con la llegada de Yon de Luisa ese sector ya opera prácticamente como un burdel, donde las oportunidades se pagan con carne fresca, y bajo el amparo y fomento del máximo ejecutivo de dicha sección de la televisora.