Por tacaño Luis Miguel pierde demanda millonaria

Los problemas legales del cantante Luis Miguel no terminan y recientemente fue notificado que deberá pagar 6 millones de pesos a su ex músico, Arturo Pérez Figueroa, quien laboró con “El Sol” por más de 15 años.

El motivo de la demanda se suscitó después de Pérez Figueroa fue despedido por el cantante en el 2005, debido a que no se presentó a su trabajo al ser diagnosticado de Neumotórax repentino, enfermedad causada por el volumen de las bocinas. Cabe mencionar que el músico trabajó con Luis Miguel desde el 20 de marzo de 1990 y fue despedido en octubre del 2005, después de que  informó de las molestias que padecía.

Por tal motivo, La Junta Especial número 15, de la Junta de Conciliación y Arbitraje, sentenció que Luis Miguel debe cumplir con la demanda y pagar a su ex tecladista: regalías, tiempo extra, gastos médicos, actuaciones laboradas y prestaciones subsidiarias, y en caso de que se niegue a reinstalarlo, 20 días más por cada año trabajado.

Arturo Pérez narró que durante la presentación del 25 de septiembre de 2005 en Estados Unidos, comenzó a sentir molestias, mismas que se intensificaron para el día 27, sin embargo, Luis Miguel minimizó el caso y le recomendó que se tomara un analgésico.

Al término de la presentación, Pérez Figueroa solicitó que fuera internado en un hospital y el cantante negó la posibilidad, argumentando que no era su obligación y que remediara su situación de acuerdo a sus posibilidades. El músico acudió al Hospital University Medical Center en Tucson, Arizona, donde el médico le diagnosticó la enfermedad denominada Neumotórax repentino y pagó de su bolsillo 3 mil dólares por las cuentas médicas.

El tecladista debía mantener reposo y se presentó hasta las presentaciones 30 de septiembre y fue el 1 de octubre su última presentación con Luis Miguel, debido a que recayó y tuvo que ser ingresado nuevamente al hospital con los mismos síntomas.

El  5 de octubre, Pérez Figueroa, fue notificado por teléfono a través del jefe de Finanzas de Luis Miguel, William Zysblat que estaba despedido. Posteriormente, Luis Miguel le envió una carta para ofrecerle una compensación de 5 mil dólares a fin de evitar una demanda por despido injustificado, dinero que el músico no acepto, más tarde subió a 10 mil dólares, cantidad que tampoco admitió y prefirió recurrir al sistema legal que ahora le da la razón.