Sasha Sokol ya se Siente la Dueña de Timbiriche

El regreso de Timbiriche a los escenarios no sólo les permitió a sus integrantes el reencuentro masivo con el público y una fuente importante de ingresos, sino además, reconocer quién es la que manda ahí, pues según Sasha Sokol, sin ella nada hubiera podido ocurrir.

Y es que la cantante y actriz mantiene una relación estable con un empresario destacado en la industria de los espectáculos y los deportes. Sasha Sökol y Alejandro Soberón Kuri son novios desde hace algunos años, pero ambos son discretos con su vida personal, y no les gusta hablar sobre su relación.

Alejandro Soberón Kuri estuvo en OCESA, promotora de eventos de entretenimiento. Actualmente es presidente y director general de Corporación Interamericana de Entretenimiento en CIE, compañía dedicada a promocionar eventos de espectáculos y deportes, en México, Estados Unidos y América Latina.

Aprovechando de esa inmejorable posición, a Sasha se le ocurrió que ya era tiempo de volver a reunir a Timbiriche, y teniendo como novio a uno de los más fuertes promotores del espectáculo en México, nada más fue cuestión de dar la orden para que todo comenzara a moverse sin contratiempos.

Aunque los integrantes de Timbiriche han dicho que el proyecto no pertenece a nadie, y que cualquiera que haya estado ahí puede entrar y salir sin ningún problema, lo cierto es que Sasha se ha convertido en una especie de manager de la agrupación, valiéndose de la autoridad que le da su novio como promotor.

En ese sentido, fue Sasha la que decidió que ella sería la que ganaría más dentro de las giras de conciertos que realizarán hasta fin de año, seguido de Benny Ibarra y Erick Rubín. Ya en un plano inferior, se ubican Diego Schoening, Mariana Garza y Alix Bauer, los cuales son los que menos perciben al interior de la agrupación.

Si en los dineros se hace lo que dice Sasha, lo mismo sucede en quiénes son los que se integrarán a la gira, pues ella da la última palabra en torno a quién puede participar y quién no.

Con ese poder de veto, fue ella quien le cerró las puertas a Paulina Rubio, la cual estaba más que apuntada para integrarse a las giras, pero debido a que ella quería cobrar más que Sasha, de manera inmediata se le dijo que no, invitándola sólo a participar en una fecha donde se grabaría el audio y video oficial de la temporada. Como era de esperarse, a la “Chica Dorada” no le intereso participar bajo esas condiciones.

Otros que corrieron con la misma suerte, fueron Eduardo Capetillo y Bibi Gaytán, a los cuales se les quería pagar lo mismo que a Diego y Alix, lo cual resultó una ofensa para el famoso matrimonio, que finalmente rechazó el ofrecimiento.

Envuelta entre la soberbia y el poder que le da su novio como empresario promotor, los demás integrantes de Timbiriche ya comenzaron a hartarse de la actitud de Sasha, misma que se siente la dueña del grupo musical, pero que nadie se atreve a cuestionar, pues le ha advertido que al que no le gusten las condiciones, ya pueden ir agarrando sus cosas para nunca más volver ahí.