Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Raúl Osorio, intocable por sus amistades peligrosas


El modelo y conductor Raúl Osorio es el único que ha sobrevivido a los cambios dentro del programa “Venga la alegría” a pesar de que su imagen está más que desgastada.

Mientras en “Venga la alegría” han desfilado más de 20 conductores en una década, desde su ingreso en 2007, Raúl Osorio Alonzo se ha mantenido inamovible en la emisión, gracias a que cuenta con una importante “palanca” que lo ha respaldado contra viento y marea.

Raúl Osorio nació en Mérida, Yucatán y vivió 12 años en la Isla de Cozumel. Su padre, Raúl Osorio Arce fue cercano colaborador del exgobernador de esa entidad, Víctor Manuel Cervera Pacheco, quien gobernó ese estado de 1995 a 2001.

En sus juventudes, Osorio trabajó en un restaurante de la cadena “Carlos & Charlie” durante cinco años en Cozumel, y más tarde incursionó en el mundo del modelaje donde fue manejado por la agencia “Glenda”. A inicios del 2000 viajó a la ciudad de México para integrarse al Centro de Capacitación Televisa, donde Héctor Suárez le dio su primera oportunidad.

Con una incipiente fama, Osorio se relacionó con las nuevas generaciones de priistas en Yucatán y Quintana Roo, donde se encontraban los hoy gobernadores Roberto Borge y Rodrigo Zapata Bello, y mismos que lo alentaron a que se lanzará como diputado local en 2004 en Yucatán, elección que perdió de manera abrumadora.

Tras el fracaso electoral, su grupo protector, lo recomendó con el productor Adrián Patiño para que ingresara al programa “Venga la alegría” en 2007, del cual no se ha separado desde que inició esa emisión.

A partir de esa fecha, Osorio ha tenido graves altercados con los conductores y productores que han pasado en “Venga la alegría”, sin embargo, él no ha sido removido del programa ya que siempre, por una situación u otra, la recomendación llega desde muy arriba para que no se le moleste.

En 2012, sus estrechas relaciones con el PRI de la Península Yucatán lo llevaron a ser candidato a la delegación Venustiano Carranza en la ciudad de México como un intercambio de favores interpartidario, donde nuevamente fracasó. A pesar de que Osorio se había separado de “Venga la alegría” para hacer su campaña, nuevamente la recomendación llegó y fue reinstalado en el programa.

Según cuentan fuentes en Tv Azteca, a Osorio le tiene miedo por sus poderosas palancas. A pesar de que ya no aporta nada a la emisión, su permanencia en “Venga a la alegría” es incuestionable, pues los productores prefieren mantenerlo ahí, antes que entrar en un enfrentamiento con los ejecutivos de la televisora del Pedregal.

Durante su paso en “Venga la alegría”, Osorio Alonzo ha entrado en serios enfrentamientos con sus compañeros, como lo fue Mauricio Mancera quien lo acusaba públicamente de ser gay y valerse de esa condición para mantenerse en el programa.

Lo mismo sucedió con Mauricio Barcelata, quien le reclamó que él no era el único gay en la emisión, mientras que el presentador Poncho de Nigris también entabló una polémica con Osorio, donde salió a relucir que por sus relaciones homosexuales, Raúl mantenía sus privilegios en la televisora y en el PRI.

A unos meses de que el gobierno de Roberto Borge termine en Quintana Roo, en “Venga la alegría” se asegura que los días de Raúl Osorio están contados. No obstante a esos rumores, el conductor ya presume en redes sociales su amistad con el actual candidato PRI en esa entidad, además de que no tiene empacho en presumir su amistad con el actual gobernador yucateco Rodrigo Zapata Bello.

Con esos antecedentes, y aprovechando sus relaciones políticas, Raúl Osorio estará mucho más tiempo en “Venga la alegría”, donde será más fácil que se vaya de ahí para finalmente ocupar algún puesto político, que porque algún productor tenga la valentía para correrlo del programa.