Quieren a Alarcón en prisión; los que despidió claman justicia divina

Si el karma en verdad existe, el caso del exdirector editorial de Televisa Deportes Javier Alarcón es emblemático. Envuelto en una esfera de prepotencia e impunidad, el que alguna vez decidiera vida y destino de los que le rodeaban ahora está en desgracia, al grado que está a un paso de ir a la cárcel.

Luego de que en la redes sociales se destapara el rumor de que Javier Alarcón podría ser cesado de su puesto en la televisora, Grupo Televisa, 24 hora después no sólo confirmó la noticia, sino que además, especificó que ahora también investiga a su exdirector editorial por un supuesto desfalco superior a los diez millones de pesos.

Fuentes cercanas informaron que sobre Alarcón ya pesa una denuncia de hechos por fraude y abuso de confianza, más lo que se desprenda, la cual fue interpuesta en la Procuraduría del DF. Por el momento personal que trabaja en la empresa confirmó que sus oficinas ya fueron aseguradas junto con documentos y equipo de cómputo que podrían incriminarlo.

El comentarista llegó en 1988 y desde 2001 se desempeñaba como director editorial de Televisa Deportes. Hace algunos días, se supo que una contadora del área fue despedida por anomalías, pero al parecer, todo indica que las irregularidades financieras se ordenaron desde las más altas esferas de la dirección de deportes, por ello, ahora Alarcón también es investigado.

Asimismo, trascendió que el cese fulminante se derivó de diferencias insalvables con el vicepresidente de Eventos Especiales y Deportivos de Televisa, Yon de Luisa, quien en el pasado siempre fue despreciado por Alarcón y ahora, él mismo encabeza las investigaciones en contra del recién despedido exdirector editorial.

El karma de la vida

Más allá de las acusaciones legales que ahora tendrá que afrontar Alarcón, al menos desde hace una década, los que trabajaban con él se quejaban constantemente que se encontraban en un “ambiente de terror” pues su trabajo pendía prácticamente del estado de ánimo de su jefe.

A la par, Alarcón, siempre inseguro de que alguien le robara cámara o hasta su puesto, se encargó de ir despidiendo a los colaboradores que en un momento dado podrían hacerle sombra, tal como lo hizo cuando le jugó una guerra sucia a Alfredo Domínguez Muro quien finalmente salió de la televisora y le quitó su cargo como director editorial de Televisa Deportes ocupándolo él mismo.

Otro que pagó las consecuencias de su ego, fue Enrique Bermúdez de la Serna, mejor conocido como “El Perro Bermúdez”, quien por diferencias irreconciliables, terminó su relación laboral con Televisa, para mudarse a Estados Unidos con Univisión, circunstancia que bajó los ratings de TD considerablemente.

Otro caso es el de Roberto Gómez Junco, quien anunció su salida de la Televisora en agosto de 2012 luego de formar por cinco años parte de la plantilla de comentaristas del programa La Jugada y de los partidos de Monterrey y Tigres.

Caso más dramático fue el de Raúl Orvañanos quien dejó Televisa Deportes después del Mundial de Alemania en 2006, decisión que tomó luego de sentirse excluido del programa estelar durante la justa mundialista por el ex director de Televisa Deportes, Javier Alarcón, para después irse a Fox Sports.

La lista continúa con Miguel Gurwitz quien fue despedido y vetado por la televisora por un supuesto romance con la comentarista favorita de Alarcón, Vanessa Huppenkothen a los cuales se les hizo la vida imposible entre chismes y rumores salidos desde Televisa Deportes para desprestigiar a Gurwitz.

Asimismo, comentaristas de la vieja guardia como Fernando Schwartz, Luis Roberto Alvez Zague, Juan Dosal y Heriberto Murrieta no fueron del agrado de Alarcón y también se les hizo la vida pesada para que abandonaran la televisora. Ahora ambos se encuentran en ESPN Deportes.

Paulatinamente, Alarcón fue cambiando a comentaristas con experiencia por conductoras y cómicos que nada sabían de deportes, donde algunas de ellas también fueron víctimas de los contentillos de Alarcón como lo fue Laura G y Marisol González quienes también fueron excluidas de Televisa Deportes.

A ese recuento, había que sumarle al menos dos docenas de técnicos, redactores, camarógrafos, entre otros, los cuales también sufrieron los caprichos de Alarcón, todos ellos ahora conformes que ante la ceguera de los altos mandos de Televisa al menos haya un viso de justicia divina contra el que alguna vez fuera el todopoderoso del área de Televisa Deportes.

Fuente La Extra Noticias