Patylu Cobra Venganza de las Jeans

En días recientes, el grupo Jeans anunció que cambiaría de nombre debido a una renovación que sufrirá como concepto musical, sin embargo, todo se debió a que su antiguo mánager pretendía cobrar una cifra estratosférica por permitirles seguir usando esa misma marca con la cual lograron renacer.

Y es que a finales del 2014, las integrantes Karla Díaz, Angie Taddei, Regina Murguía y Melissa López se reunieron para explorar la posibilidad de reorganizar un reencuentro de Jeans con algunas presentaciones, no obstante, el problema era mayor ya que el concepto musical fue ideado por Alejandro Sirvent, padre de Patricia, quien también fuera parte del grupo.

Luego de varias pláticas, su exmánager Alejandro Sirvent se opuso a revivir al grupo bajo el argumento de que sus integrantes estaban prácticamente acabadas, y después de varias negativas, el representante de Karla Díaz le propuso a Sirvent que le rentara el nombre de Jeans por un año, bajo la condición de renegociar los derechos si el reencuentro tenía éxito.

Tras aceptar revisar el caso, Patricia Sirvent, mejor conocida como Patylu, pegó el grito en el cielo y le reclamó a su padre que alguien más explotara su idea, y de manera inmediata, se negó a participar en el reencuentro alegando que tal proyecto era un fracaso anticipado, además de referir que ella era una artista de talla internacional que echaría por la borda su carrera en caso de involucrarse con sus excompañeras.

Lo que no sabía la familia Sirvent, es que las exjeans ya habían firmado un contrato de representación artística con la empresa de Ari Borovoy, el cual es conocido en el medio como “El Rey Midas” de los reencuentros, y como era de esperarse, el éxito pronto llegó Angie, Karla, Melissa y Regina.

Tras vencerse la licencia del nombre Jeans, la familia Sirvent de inmediato trató de renegociar el título con la empresa de Borovoy, pero al ver que el grupo ya se había convertido en una agrupación exitosa en tan sólo un año, quiso cobrarles el triple de lo acordado originalmente tras su relanzamiento, situación que quedaron en revisar posteriormente ambas partes.

Mientras en la familia Sirvent las opiniones estaban divididas en cuanto a si subir la cuota o dejarla como estaba, Patylu fue una de las que más insistió en que había que explotar al máximo el nombre, no sólo por una cuestión económica, sino más bien por orgullo personal, pues a decir de Patricia Sirvent, la exjeans se portaron muy mal con su padre cuando era su mánager.

De acuerdo a Patylu, varias de ellas dijeron que su progenitor las había explotado y vivieron el infierno con él, situación que ahora no está dispuesta a pasar por alto. Pero lo que realmente pareciera dolerle a Patylú es que las jeans lograron reencauzar sus carreras exitosamente, mientras que ella sigue luchando por encontrar su segundo aire en el mundo de la farándula.

Con esos rencores acumulados, los Sirvent insistieron en triplicar su cobro, a lo que Borovoy prefirió mejor cambiar de nombre a permitir ese abuso, tal y como ya lo había hecho con “La Onda Vaselina” y “OV7” tras no llegar a ningún acuerdo con su exrepresentante Julissa.

Tomada la determinación, Jeans dejó su nombre de años para adoptar las siglas “JNS”, mismas que les permitirán a sus integrantes seguir con las giras exitosas hasta ahora, como también la segunda grabación de un disco luego de su reencuentro.

Carcomida por el rencor y cegada por la envidia, Patylu ahora verá desde su casa como las carreras de las exjeans siguen subiendo como la espuma gracias a ese público nostálgico que no las abandonó, dando prueba fehaciente de que el problema no eran ellas, sino los abusos y el lucro desmedido de la familia Sirvent.