Manuel Mijares Deshonra al Palacio de Bellas Artes

El cantante Manuel Mijares celebró 30 años de carrera artística con un concierto en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, recinto donde muy pocos han sido los privilegiados que han pisado ese escenario debido a su trayectoria y aportación al arte mundial.

Y es que mientras a Luis Miguel, María Victoria y a Armando Manzanero como solista se les ha negado presentarse en Bellas Artes, Manuel Mijares gracias a sus palancas y el dinero de su disquera, logró concretar el sueño de muchos sin tener los méritos suficientes para presentarse en ese recinto consagrado al arte.

Actualmente no existe un reglamento que señale los requisitos a cubrir para que un artista pueda ser admitido en el máximo escenario artístico que existe en el país, pero de manera tradicional, sólo se han presentado personalidades con amplia trayectoria, reconocimiento mundial y cuyas aportaciones al ámbito de las bellas artes son indiscutibles.

Entre la lista de artistas que guardan un corte popular y que han cantado en el Palacio de Bellas Artes están: Pedro Infante, Tito Guízar, Joan Manuel Serrat, Lola Beltrán, Lucha Villa, Amalia Mendoza, Mercedes Sosa, María Dolores Pradera y Marco Antonio Muñiz.

Más controvertidas fueron las dos presentaciones que dio en ese lugar el cantante Juan Gabriel en la década de los noventa, además del rechazo que se generó cuando Alejandro Fernández piso dicho escenario, con motivo a un concierto colectivo dedicado al festejo de los 100 años de la música popular mexicana.

No importando esos antecedentes y el rigor que siempre ha caracterizado al Palacio de Bellas Artes, el cantante Manuel Mijares prácticamente armó su propio reventón para autohomenajearse donde invitó a sus familiares, cuates y periodistas de confianza para dar rienda suelta a su egolatría, todo ello bajo la complacencia de las autoridades del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Al evento acudieron su exesposa Lucero, los cantantes Emmanuel, Daniela Romo y el grupo Pandora, los actores Jorge Salinas y Elizabeth Gutiérrez, además de los periodistas Joaquín López Dóriga y Javier Posa, entre otros.

Asimismo, como invitadas especiales estuvieron la Primera Dama de México, Angélica Rivera, y su hija Sofía Castro, quienes son amigas personales de Manuel Mijares, y las cuales avalaron el ultraje que se le hizo al Palacio de Bellas
Artes al permitirle a un cantante sin los méritos suficientes que se presentara en dicho lugar.

Al preguntarle al personal de relaciones públicas del Palacio de Bellas Artes cuál fue la justificante para que Manuel Mijares hiciera uso del recinto, aludió cínicamente que no estaban enterados del suceso, y argumentaron que probablemente se trataba de un evento privado, mismo que quizás no gozaba de carácter oficial.

Pirata o no, lo cierto es que Manuel Mijares y sus invitados que llegaron casi a escondidas y se encerraron por más de dos horas, deshonraron al Palacio de Bellas Artes y todo lo que representa, al violentar los usos y costumbres que se exigen para poder pisar ese escenario, todo ello bajo el aplauso y anuencia de “La Gaviota”, que le da prioridad a sus amigos antes que respetar el máximo recinto cultural y artístico que existe en el país.