Luis de Llano le Arruinó la Vida a Sasha Sokol

La relación amorosa que existió entre el productor Luis de Llano Macedo y la cantante Sasha Sokol a mediados de los ochenta fue totalmente desequilibrada, pues además de llevarse 25 años de diferencia, ella era menor de edad, independientemente de que él tenía gran influencia en el grupo Timbiriche, al cual pertenecía la entonces vulnerable cantante infantil.

Y es que la leyenda entre los dos volvió a resurgir este año, justo cuando Luis De Llano sacó a la venta su autobiografía bajo el nombre de “Expedientes Pop”, donde se prometió que saldría a la luz pública lo nunca antes contado de Timbiriche, lo cual resultó todo un fiasco, pues el productor nunca aclaró qué sucedió realmente en torno a ese negro capítulo en su vida.

Más allá de que el libro de Luis de Llano es un autoelogio con miras a que Emilio Azcárraga Jean le permita intervenir más activamente en Televisa, al echarle en cara su trayectoria, según él desperdiciada al día de hoy, destaca que a Sasha sólo la menciona en tres ocasiones de forma muy general, siendo que vivió un romance prohibido que prácticamente le arruinó la existencia a la carismática cantante.

Sasha Sokol nació en el año de 1970, siendo hija de Miguel “Happy” Sökol y la artista plástica Magdalena Cuilery. A los seis meses de nacida, la pareja decidió separase y un año después, la madre de Sasha contrajo nupcias con Fernando Diez Barroso.

El padrastro de Sasha y su hermano Michel, no era cualquier persona, pues la madre de él fue Laura Azcárraga, hermana de “El Tigre” y tía de Emilio Azcárraga Jean. Con esa estirpe, Fernando Diez Barroso además de ser accionista de Televisa, se desempeñaba a mediados de los setenta como un alto ejecutivo de la empresa.

Tras su matrimonio con Magdalena Cuilery, Fernando Diez Barroso adoptó a Sasha y a su hermano, donde prácticamente se los arrebató a su padre biológico, pues con su dinero e influencias, no permitió que lo vieran durante los siguientes 16 años.

Bajo el nombre de Sasha Diez Barroso Cuilery, su padre adoptivo nunca quiso que su hija entrara al mundo de la farándula, pero la niña insistía en incursionar en el ambiente artístico, y no fue hasta que cumplió los diez años, que sólo bastó una llamada a Martha Zavaleta para que la recibiera en la escuela actoral de Televisa, la cual tenía a su encargo junto con el hoy productor Pedro Damián.

Fue en el año de 1981, que ejecutivos de Televisa se percataron que el grupo infantil español Parchis era todo un éxito en México, y para no dejarles el mercado infantil sólo a ellos, idearon crear un conjunto musical que les hiciera la competencia directa. El encargado de cumplir esa misión defensiva fue Luis de Llano Macedo quien tomó el papel de productor creativo.

Un año después, el grupo Timbiriche fue presentado oficialmente en el programa “Siempre en Domingo”, alcanzando gran aceptación entre el público. En medio de giras y conciertos, los integrantes de la banda convivieron como hermanos, y aún más, pues Benny Ibarra y Sasha Sokol formalizaron un noviazgo inocente, propio de dos chicos de doce años.

Mientras el éxito era arrollador, los problemas para Sasha comenzaron a presentarse cuando cumplió los 14 años, pues sus padres decidieron divorciarse. De forma intempestiva, Fernando Diez Barroso optó por irse con otra mujer y de manera ilegal logró revocar la adopción de Sasha y su hermano, por lo que ellos volvieron a recuperar su apellido original Sokol.

Para esas fechas, lo de menos fue el nombre, pues Luis de Llano al ya no ver al poderoso ejecutivo de Televisa resguardando a Sasha, comenzó a cortejarla, no importándole que apenas era una niña, como tampoco le interesó que fuera novia de Benny, quien estaba bajo su resguardo en Timbiriche, era menor de edad y por si no fuera poco era su sobrino, al ser su madre Julissa.

A los pocos meses de entablar una relación amorosa tan desigual, su situación era escandalosa en los pasillos de Televisa, pues mientras Luis de Llano tenía en ese momento 40 años, Sasha había cumplido 15 años, tan sólo tres años más grande que su hija Lisa de Llano Stevens, quien para esas fechas tenía 12 años de edad.

Para 1985, la situación sentimental entre Sasha Sokol y Luis de Llano era tan incómoda para Benny Ibarra que, entre otras cosas, decidió salirse de Timbiriche para ir a estudiar música a Boston y olvidarse de su primer amor, medida que fue alentada por su propio tío ingrato para ayudar a la salud mental del muchacho.

Ya sin el remordimiento del pariente de por medio, Sasha y Luis de Llano seguían su tórrido romance de una manera descarada bajo la complacencia de los adultos cercanos que les rodeaban, hasta que la gota que derramó el vaso se dio cuando presuntamente Sokol resultó embarazada, lo que ya rebasó todo límite existente, y lo que provocó que la cantante abandonara repentinamente al grupo Timbiriche.

Sobre ese episodio en particular y nueve años después, el periodista René Franco le preguntaría a Sasha dentro de la casa de Big Brother Vip 2005, si en verdad se había embarazado de Luis de Llano, a lo que ella le dijo que era un irrespetuoso en medio del llanto, reconociendo entre sollozos que sí fue pareja del productor, pero en medio del alboroto, no alcanzó a negar o afirmar lo que realmente sucedió.

Tras esa anécdota, y luego de que era un secreto a voces el supuesto embarazo de Sasha, en 1986 ella no sólo se separó de la agrupación musical Timbiriche, sino que se matriculó en una escuela de arte en Boston en los Estados Unidos, donde pasó poco más de un año en ese país en lo que se calmaban las aguas.

A pesar de la distancia, Sasha seguía perdidamente enamorada de Luis de llano. Sobre el embarazo ya no se volvió a hablar, desconociéndose si se libró de ese problema en tierras norteamericanas tal y como se rumoraba, pero lo que sí se sabe es que ella le comunicó a su amado su deseo de volver a Timbiriche en el año de 1987, posibilidad que fue negada tajantemente por los ejecutivos de Televisa tras el tremendo escándalo.

Luego de la negativa, y ya siendo mayor de edad al cumplir 18 años, Sasha comenzó con problemas más graves, pues por una parte la relación enfermiza con Luis de Llano continuó al haberle propuesto lanzarla como solista, además de que por su inseguridad y sus miedos internos, incursionó en el mundo de las drogas.

Y es que Luis de Llano con 42 años de edad y con toda la experiencia en el manejo de los escollos del espectáculo, tenía completamente dominada a Sasha, al grado que aún sabiendo que cometía estupro con Sokol, y que penalmente se castigaba hasta con cuatro años de prisión en esa época, él se sentía muy seguro que su novia nunca lo denunciaría ante las autoridades competentes.

Fue precisamente bajo ese manto de impunidad, que Luis de Llano se atrevió a manejar la carrera de Sasha a su regreso de los Estados Unidos, pero no sólo eso, si bien es difícil probar que él la acercó al abismo de las drogas, por su estrecha cercanía, estaba bien enterado de lo que sucedía con su incondicional enamorada.

Después de dos exitosos discos grabados, en 1991 participó en la telenovela musical “Alcanzar una Estrella II”, también a cargo de Luis de Llano Macedo, quien seguía siendo su pareja semicalndestina, mientras que a la par, las dosis de droga aumentaban dramáticamente.

Con dos discos más a cuestas, y a los 23 años, Sasha por fin tocó fondo y se recluyó en una clínica de rehabilitación en Minnesota, Estados Unidos, lo que provocó el enojo de Luis de Llano, pues ella estaba en plena promoción de su álbum “Amor sin Tiempo”.

Tras ese episodio trágico en su vida, Sasha regresó a México en 1994 donde hizo pública su adicción, y rompió definitivamente con Luis de Llano. No obstante a que el productor le robó su inocencia, ella actualmente asegura que él fue una persona muy importante en su vida.

En contraste, en una entrevista reciente en torno a su libro “Expedientes Pop”, Luis de Llano refirió que ya no vale la pena hablar de lo que sucedió hace más de veinte años con Sasha, y afirmó que actualmente no tiene contacto con ella, pues la última vez que la vio fue cuando se hizo el reencuentro de Timbiriche en el año de 1998.