Lucero, la nueva “adquisición” del presidente Nicolás Maduro

Para nadie es desconocido que para la cantante Lucero su trayectoria se ha visto disminuida luego de que Televisa decidió vetarla después de varios escándalos en su vida personal. A consecuencia de ello, la actriz y también cantante ha tenido que probar suerte fuera de México, con la intención de no ver frenada su carrera artística.

En esa intensión, esta semana se anunció que Lucero estrenó un programa de radio en Venezuela, denominado “¿Qué onda, lucero?”, el cual se dijo es un espacio interactivo en el que sus fans podrán conocer sus actividades recientes, escuchar su música y oír segmentos comentados por ella misma.

La emisión será trasmitida por la estación de radio Urbe en el 96.3 del FM con sede en la ciudad de Maracaibo y de manera simultánea por internet. Ante ese hecho, la cantante expresó su satisfacción por la aceptación y la proyección de su trabajo artístico a través de su programa radial, se informó a través de un comunicado.

A pesar de ese ese buen comienzo, fuerzas opositoras a Nicolás Maduro en Venezuela mostraron su incredulidad al cuestionar que todo se trata de un montaje para distraer la actual situación política y económica por la que atraviesa ese país.

En palabras del activista José González, integrante del grupo Mesa de Unidad Democrática (MUD), el llamado de Lucero a Venezuela atiende a una estrategia más de Nicolás Maduro en su intento por distraer a la opinión pública en un momento álgido por el que enfrenta el país.

“Desde hace varios años en Venezuela no existe la libertad de expresión. Ninguna estación de radio o medio informativo mueve un dedo si Nicolás Maduro no lo autoriza. La presentación del nuevo programa de Lucero tuvo la anuencia de Maduro, que no les quede la menor duda”, refirió González.

Mientras por un lado los seguidores de Lucero en Venezuela mostraron un interés genuino en que su artista predilecta tenga un programa de radio en ese país, otros se mostraron molestos, debido a que consideraron que la cantante mexicana en su desesperación, consintió ser “la nueva adquisición” de Nicolás Maduro para alcanzar sus fines políticos.

Fuente La Extra Noticias