Los Amores Secretos de Juan Gabriel

Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido como Juan Gabriel, tuvo un amplio historial de romances a lo largo de su vida. Viniendo de un estrato social complicado, la discriminación por sus gustos y preferencias fueron constantes, pero en un país donde ese tipo de orientaciones siempre ha sido motivo de exclusión y escarnio, destaca que al cantante se le haya perdonado esa condición, para convertirse en uno de los más grandes ídolos que tuvo México.

El origen del gusto de Juan Gabriel por personas de su mismo género comenzó desde muy pequeño, pues habiendo ingresado a un orfanatorio desde los seis años, el trato cercano con los niños varones era lo común. De acuerdo a testimonios, Alberto estuvo enamorado de uno de los internos, donde desde la década de los cincuenta ya había definido su preferencia por los hombres.

El primer amor formal de Juan Gabriel fue un joven de nombre “Marco”, a quien conoció luego de que abandonó la institución en la que estuvo recluido por ocho años. Allegados al cantante indicaron que el sujeto era un hombre mayor que él, de ojos claros, cabello rubio y quien murió mientras jugaba ruleta rusa con sus amigos, razón por la que el artista le compuso la canción “Amor Eterno”.

Tras esa tragedia, Alberto encontró una familia postiza en los lupanares de Ciudad Juárez, donde las chicas de la vida galante, explotadores de mujeres y chavos amanerados se convirtieron en su referencia, y donde se dice, encontró a otro de sus amores en el tugurio “Noa Noa” , al cual le denominaban “El Tijuana”, quien trabajó como cadenero en el establecimiento y que la canción “Yo no nací para amar”, le habría sido compuesta en su honor.

Al llegar a la Ciudad de México, Juan Gabriel se relacionó sentimentalmente con Anathan Bris, el cual trabajaba para el travesti Gustavo Xochilteotzin, mejor conocido como “La Xóchitl”, y mismo que regenteaba los mejores antros gays donde se daban cita políticos, empresarios y los famosos de la farándula.

A decir de Bris, en sus inicios, Alberto Aguilera tuvo que comenzar como uno de los muchachos en alquiler de “La Xóchitl” para ganarse la vida, pero a pesar de esa dura experiencia, el incipiente cantante logró conocer en esos antros a personas influyentes de la farándula que luego le abrirían las puertas del medio artístico.

Ya como Juan Gabriel y con un disco exitoso grabado, el cantante se involucró con Ismael Alcalá a quien cambió por Anathan Bris, siendo su encargado de relaciones públicas además de su novio. Tiempo después ambos acabaron en muy malos términos, y donde su expareja regó a la prensa una serie de chismes de su vida privada, que luego años después negaría.

Al año, Juan Gabriel conoció a Joaquín Muñoz, quien se convirtió en su pareja, representante y confidente en la primera década de los setenta. Tras ser traicionado comercialmente por Muñoz, Alberto Aguilera decidió romper relaciones con él, pero su antiguo amor le sería un verdadero dolor de cabeza para el cantante.

Y es que Muñoz obsesionado por Juan Gabriel, publicó un libro donde ventiló las intimidades del cantante sin su autorización, hechos que no tenían nada de malo, pero que en el México de ese tiempo causaron recriminaciones y burlas. A casi 30 años de esa publicación, Muñoz sigue viviendo de la imagen del “Divo de Juárez”, y tras su muerte ya anunció que hará una película biográfica y un libro más.

Entre los nombres que salieron a relucir en el libro de Muñoz, están el de Leopoldo, mejor conocido como “El Baby”, quien según el autor resultó ser un personaje con quien el romance incluyó momentos tormentosos que quedaron plasmados en la canción “Te voy a olvidar”.

Además, Carlos “El Portugués”, según la biografía no autorizada, ocupa un sitio especial en los capítulos de la vida de Juan Gabriel, pues aparentemente, para él fue dedicada la melodía “Te necesito”. Junto a estas revelaciones aparecen también los nombres de un tal “Manolo” y otro a quien le decían el “Ro”, quienes también fueron importantes para el corazón del “Divo de Juárez”.

Capítulo a destacarse fue el dedicado a Antonio Morales, conocido como “Junior”, y que fue la pareja de la artista española Rocío Dúrcal, a quien Muñoz señala como el que tuvo una aventura con Juan Gabriel. Tal situación bochornosa, explicaría la gran pelea que tuvieron ellos, luego de años de colaboración artística y amistad conocida. Por supuesto, la versión fue tajantemente negada por la familia Dúrcal.

Ya como el “Divo de Juárez” y con una carrera consagrada, Juan Gabriel ha estado envuelto en varios escándalos, cuando algunas de sus exparejas han salido a los medios a afirmar que gozaron del amor del cantautor.

En 2003 estalló el escándalo cuando el incipiente cantante Daniel Riolobos fue relacionado sentimentalmente con Juan Gabriel. Tras romper a los pocos meses, el dolido personaje salió a los medios a sugerir su vinculación amorosa. Tras el deceso del “Divo de Juárez”, Riolobos negó ser pareja del cantante y aludió que sólo había sido su amigo.

Uno de los más conocidos supuestos romances de Juan Gabriel, fue el que sostuvo con el español Jas Devael, quien tras su muerte aseguró en redes sociales que ama y amará por siempre al cantautor. Tras conocerlo en 2009, y pese a que le llevaba 35 años, se rumoró que el artista lo amó mucho a tal grado que lo lanzó como cantante.

Tras rumores de que Jas y Juan Gabriel se casarían secretamente, la relación se vino abajo cuando supuestamente se presentaron infidelidades mutuas, lo que hizo que la relación se fracturara finalmente.

Meses después y en consolación, Juan Gabriel mantuvo una relación con el cantante Issa Gadala, mismo que fue contactado por el propio “Divo de Juárez, que después lo invitó a pasar unos días en su casa en Cancún. Juntos planearon proyectos musicales, pero nada se concretó.

Entre sus otras supuestas conquistas también esta el cantante mexicano Carlos Rivera. Según reportó TVNotas, los dos fueron vistos en la ciudad de Los Ángeles llegando juntos de la mano a diversos restaurantes y centros de esparcimiento. Rivera es un actor y cantante que ha actuado en musicales como “El Rey León” y telenovelas como “El Hotel de los Secretos” y “General Hospital”.

Después del deceso de Juan Gabriel, se supo que la última pareja que tuvo el cantante fue Efraín Martínez, a quien conoció en el año 2014 a través de un peluquero sonorense.

Luego de vivir juntos en Cancún por unos meses, Efraín decidió mudarse a Sonora, lugar hasta donde lo fue a alcanzar Juan Gabriel, pues aparentemente estaba locamente enamorado por él.

En sus últimos años, ambos se volvieron inseparables. De hecho, el día del fallecimiento del “Divo de Juárez”, ambos se encontraban juntos en la habitación principal de su casa de Santa Mónica, California, donde para no hacer más escándalo, se ocultó su presencia a los medios de comunicación.