Las Pinal, tres generaciones desnudándose en público



El ojo del huracán está otra vez en Alejandra Guzmán luego de que en una entrevista en Perú malentendió la palabra “coger” con “escoger”, lo cual provocó la ira de la cantante al haber creído que el conductor Rodrigo González, alias “El Peluchín” estaba comparándola físicamente con su hija Frida Sofía.

Y es que el tal “Peluchín” hizo la pregunta idiota al público de quién estaba más “buena”, ¿si Alejandra o Frida Sofía?, donde empleó las palabras “a quién escogerían”, lo que cantante interpretó “a quién se cogerían”, provocando el malentendido derivado de una pregunta original carente de tacto.

Pero más allá de lo dicho y lo malinterpretado, llama la atención que Alejandra Guzmán ahora se ofenda de que la comparen físicamente con su hija, siendo que una semana atrás exhibió en su cuenta de instagram un vídeo donde aparece con Frida Sofía en bikini, mismo en que se lanzan a una alberca en cámara lenta y cuyo título sugerente le puso “¿Quieren ver nalgas?”.

Independiente de la invitación al morbo y sus inevitables respuestas, es claro que las integrantes de las dinastía Pinal están acostumbradas a mostrarse desnudas en público desde hace por lo menos cincuenta años, lo cual para nada es recriminable, más no así el hecho de que se ofendan cuando se hace referencia al tema en cuestión.

Y es que inaugurando la tradición de quitarse la ropa en público, está la propia Silvia Pinal, quien en la década de los sesenta se desnudó para un par de películas dirigidas por Luis Buñuel. Aunque sin duda el desnudo fue artístico y ella aclaró que nunca los quiso hacer, las imágenes pasaron a la posterioridad como ícono del cine nacional al ver tan escultural cuerpo.

De igual forma, en 1977, Silvia Pinal volvió a hacer otro desnudo completo para la película “Divinas palabras” cuando ella tenía 46 años, en tanto un año después posó para la revista española Interviú completamente sin ropa, pero eso sí, sin enseñar más de la cuenta.

Mientras queriendo y no, Doña Silvia dejaba ver sus encantos de manera selectiva, su hija Silvia Pasquel salió más recatada y nunca hizo un desnudo como tal. Si acaso hizo una escena de cama sugerente en la película “El Supermandilón” donde salió cubierta con una sábana blanca.

Más desinhibida  resultó la nieta de la dinastía, la cantante Alejandra Guzmán quien posó para la revista Playboy en 1993 cuando tenía 25 años. En esa ocasión las fotos fueron en blanco y negro y extremadamente cuidadas.

Cabe destacar, que recientemente el director de la revista Playboy México, Alfredo Cedillo aseguró que está haciendo todo lo posible por convencer a la rockera de posar nuevamente desnuda. Como dato curioso, Alejandra Guzmán y su hija Frida Sofía son las dos únicas mujeres que han aparecido en la publicación siendo madre e hija.

Mucha más destrampada y sin rubor se mostró Stephanie Salas en 1996 cuando posó para Playboy causando revuelo en todo el país teniendo apenas 26 años. En aquella ocasión el morbo fue extremo para admirar a la expareja de Luis Miguel como Dios la trajo al mundo para sorpresa de propios y extraños.

Pero la que pareciera que ya le urge seguir los pasos nudistas de la familia Pinal, es a Michelle Salas, quien en pocas ocasiones se ha mostrado en bikini en la redes sociales, pero donde se asegura que su padre, Luis Miguel, le tiene prohibidísimo mostrar de más en cualquier momento.

Aún con las amenazas de su padre, corre el rumor que su madre Stephanie Salas ya la alentó a seguir sus pasos, y se afirmó en el programa “Venga la Alegría” que Michelle ya posó para Playboy a cambio de 130 mil dólares. Según el matutino, la revista sería lanzada próximamente, donde además, la hija de “Luismi” no saldría sola, sino acompañada de su mismísima mamá, para orgullo de Stephanie Salas quien supuestamente también apreciaría en la publicación por segunda ocasión.

Quien definitivamente ya no guarda ninguna compostura, es Frida Sofía, la nieta de Doña Silvia, quien no pierde la oportunidad de enseñar sus atributos a la menor provocación en las redes sociales.

Habiendo posado para Playboy en febrero del año pasado, la hija de Alejandra Guzmán fue la primera de la famosa familia en mostrar su dotes físicos antes que su talento artístico, lo que corrigió y superó la naturaleza nudista de la dinastía Pinal.