Las causas de la salida de López Dóriga

El rumor de que Joaquín López Dóriga sería despedido de Televisa fue constante al iniciar el año, y luego de varios intentos, finalmente el comunicador anunció que se retira de programa nocturno en el mes de agosto.

El origen de su caída se remonta al mes de agosto del año pasado, cuando la empresaria María Asunción Aramburuzabala denunció que López Doriga y su mujer pretendieron extorsionarla con la construcción de un conjunto habitacional en Polanco, donde la parejita quería 5 millones de dólares a cambio de no entorpecer las obras.

Luego de ese episodio, se sabe que Aramburuzabala no sólo interpuso una demanda contra López Dóriga, sino que además, ella y varios empresarios más llevaron la queja ante el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga para que tomara cartas sobre el asunto, bajo la condicionante de hacer un boicot comercial en la televisora si no hacía nada.

Tras esos problemas, tiempo después, la revista Proceso difundió un reportaje donde señaló que la riqueza mal habida de López Dóriga incluye la propiedad de al menos seis departamentos de lujo en el Club de Golf Bosques, siete en la colonia Polanco, su lujoso yate valuado en 40 millones de pesos, una suite en residencial Villa Alejandra de Acapulco, más millonarios ingresos a través de dos empresas, las cuales le reportaron ganancias por 237 millones en contratos por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre 2001 y 2015.

Tras acumularse una serie de escándalos que restaron aún más su credibilidad, el factor que fue el detonante para que Emilio Azcárraga lo quitara del noticiero estelar de Televisa fue que debido a su muy mala reputación, los índices de audiencia se desplomaron considerablemente en el último año, donde se perdió casi el 100 por ciento de espectadores.

Ante ese panorama, y ya perfilada la carrera presidencial del 2018, que iniciará a partir del mes de septiembre próximo de forma anticipada, Emilio Azcárraga no quiso arriesgar las carretadas de dinero que habrán de generarse con las campañas, con un personaje que cada vez se ve menos por la televisión y que carece de un perfil de credibilidad.

Por eso motivos, en una reunión que hubo en Televisa a mediados de mayo con ejecutivos y López Dóriga, se pactó su salida y se le propuso salir del noticiero nocturno hasta el mes del agosto y sin escándalos, a cambio de una buen suma de dinero, más la promesa de que posiblemente podría estrenar un nuevo espacio dedicado a entrevistas.

A regañadientes, se sabe que el comunicador aceptó la propuesta, pero también se da como un hecho que López Dóriga ya jamás pisará un foro de Televisa llegado el plazo fatal pactado.

Prácticamente echado de Televisa, López Dóriga pretende seguir dentro de los medios de comunicación. Para empezar tienen su espacio en radio, donde según él seguirá conduciendo, pero también es sabido que en Radio Fórmula ya no lo apoyarían igual si pierde el respaldo de la televisora de San Ángel.

La única salida posible, y donde López Dóriga ha dejado entrever que está su futuro, es en internet donde tiene una pagina de noticias que maneja a título personal. Falseando seguidores al comprar cuentas apócrifas, el comunicador se ufana de ser muy seguido en la redes sociales, no obstante ya no podrá cobrar las millonadas que recibía por parte del gobierno federal.

Con el anuncio dado el lunes por la noche donde confirmó su partida del noticiero se acaban 17 años de mentiras y extorsiones por parte de López Dóriga, pero Televisa ya busca quien supla su lugar en un objetivo de cambiar, para que todo siga igual.