El lado oscuro de los animadores infantiles mexicanos

Como si se tratara de una maldición o de una mala pasada del destino, la mayoría de los famosos que se han enfocado al público infantil terminaron por tener una existencia trágica rodeada de vicios, infortunios y enfermedades. Como paradoja de la vida, tal pareciera que los que se dedicaron a entretener a los niños mexicanos, tuvieron que pagar su cuota de tristeza y desgracia.

Gaspar Henaine

El famosos “Capulina”, también apodado como “El rey del humorismo blanco” debido a que en público nunca utilizó palabras obscenas o situaciones de contenido para adultos en sus bromas, en lo privado era todo lo contrario, pues además de ser muy fiestero, su mayor debilidad era el voyerismo. De acuerdo a varios invitados asiduos a su casa, Gaspar acostumbraba a filmar a sus huéspedes a través de las paredes después de los panchagones que organizaba en su propiedad.

Ramiro Gamboa

El locutor, actor y presentador infantil mexicano, mejor conocido como el “Tío Gamboín”, era un ludópata sin remedio. Durante décadas se le pudo ver tres veces por semana en el Hipódromo de las Américas acompañado por un whisky y sus famosos muñecos, entre ellos “Pacholín” y “Salchichita”, mismos que mostraba con toda alegría a los niños que lo lograban reconocer en ese lugar, los cuales quedaban fascinados por el amable Ramiro Gamboa. Fuera de ese defectito, todos coincidían en que era un tipazo.

Xavier López

“Chabelo”, mejor conocido como el “amigo de todos los niños” es completamente todo lo contrario en su vida privada. Uraño con los chamacos que le piden su autógrafo, la polémica se desató cuando se supo que durante 10 años mantuvo una relación extramarital y se ha negado a reconocer a una hija producto de ella, pese a que su paternidad ya ha sido comprobada. Casi siempre malhumorado, Xavier López se enfurece cuando alguien toca el tema de su vida personal, misma que cuida celosamente.

Ramón Valdés

Luego de que Florinda Meza aseverara recientemente que “Don Ramón” era el único del programa de “La Vecindad del Chavo” que tenía problemas con la drogas, el alboroto se armó, y ahora los hijos del intratable personaje anunciaron que acudirán ante tribunales para defender el honor de su padre. Si bien la declaración fue desatinada, lo cierto es que era un secreto a voces que, no sólo Ramón, sino también sus hermanos Germán Valdés “Tintán” y Manuel “El Loco” Vladés eran fanáticos a la mariguana y los viajes a Acapulco.

Ricardo González

Si alguien se ganó a pulso la etiqueta de despilfarrador compulsivo en la farándula, ese fue sin duda el payaso “Cepillín”. Regalando dinero, fiestas y hasta coches, finalmente González quedó en la ruina en poco tiempo. Siendo un fumador empedernido de cigarrillos, sufrió dos ataques cardiacos, que casi lo llevan a la muerte. Librada la crisis, tanto económica y de salud, ahora Cepillín intenta regresar por la puerta grande desde hace una década.

Alma Gómez

Mejor conocida como “Cositas”, Alma Gómez Fuentes logró saltar a la fama durante la década de los noventa, donde su ingenio y dedicación, la llevaron a hacer una de las animadoras más queridas por los niños. Luego de 20 años de estar al aire, su programa fue en declive, pero en su desesperación, recurrió a Adal Ramones que la invitó a la emisión de “Otro Rollo”, donde la transformó en una versión para adultos. Tras ser denigrada y acosada, la nueva imagen de “Cositas” fue repudiada por chicos y grandes, hasta acabar en el olvido.

Guillermo Cienfuegos

El payaso “Lagrimita” siempre tuvo una carrea de altibajos, pero ni duda cabe que siempre fue reconocido por la niñez durante varias generaciones. Todo iba más o menos bien, hasta que se le ocurrió la loca de idea de incursionar en la política. Pretendiendo ser alcalde de Guadalajara en 2015, las criticas y las burlas acabaron con su reputación infantil, donde se le acusó de ser palero del PRI, hasta de hacer fraude para lograr su registro electoral.

Ivonne e Ivette

Luego de su aparición en el programa “Chiquilladas”, las gemelas Ivonne e Ivette tuvieron que batallar casi una década para recobrar el impulso en sus carreras. Aunque nunca tuvieron un gran arrastre con los niños mexicanos, ellas se ganaron un lugar modesto entre el público infantil. Las ansias de recobrar la fama perdida, hicieron que Ivonne cayera en una depresión profunda, lo cual obligó a su familia a internarla en un hospital psiquiátrico. Aunque se dijo que la gemela tuvo problemas con las drogas en algún momento, esa crisis al parecer ya fue superada al día de hoy.

Roberto Gómez Bolaños

El archifamoso “Chespirito” siempre estuvo rodeado de escándalos, los cuales permanentemente se intentaron ocultar. Pasando desde sus amoríos, hasta los incansables pelitos entre él y los demás integrantes del elenco de la “Vecindad del Chavo”, su etapa más critica ocurrió durante su retiro, donde varios afirmaron que Roberto Gómez Bolaños era una triste marioneta de su esposa, Florinda Meza, quien trataba como un guiñapo al célebre “Chapulín Colorado”, en medio de maltratos y constantes drogas farmacéuticas.

Tatiana Palacios Chapa

Tatiana tuvo un éxito relativo durante de la década de los ochenta como cantante. Pero fue casi quince años después que obtuvo una fama desbordada cuando ajustó su imagen al público infantil con el programa de televisión “El Espacio de Tatiana”. Todo marchaba sobre ruedas, hasta que su exmarido Andrés Puentes y su madre Diana Perla Chapa se encargaron de hacer añicos su carrera. En la historia de los espectáculos nunca se había presentado un divorcio tan destructivo y salvaje como el que protagonizaron ellos, como tampoco se había mostrado una relación entre madre e hija tan perniciosa.

Pistachón Zigzag

Odisea Burbujas fue uno de los programas más populares de la niñez mexicana durante la década de los ochenta. De todos los personajes, fue el de “Pistachón Zigzag” el que más polémica generó, ya que su interprete, Pedro Romo, fue removido del elenco por problemático, siendo reemplazado por Arturo Morelos. Años después, Romo se incorporó a una secta de origen satánico, la cual después de dejarle sólo desventuras, abandonó finalmente. A la fecha, el interprete original del famoso abejorro es pastor de una iglesia cristiana.