La Oscura Historia Detrás de la Telenovela Quinceañera

La telenovela quinceañera que estelarizara Adela Noriega, Thalía, Ernesto Laguardia, Sebastian Ligarde y Rafael Rojas se trasmitió por Televisa a finales de la década de los ochenta marcó un hito en la televisión mexicana, pues fue la primera historia que se dirigió hacia los jóvenes abordando temas complicados como la violencia, la desintegración familiar y la violación, los cuales eran superados por el amor puro y virginal de sus protagonistas.

Pero lejos de esa imagen inocente y casta de los participantes, en la vida real los actores principales que participaron en la telenovela eran lo más apartado de los papeles que les tocaron interpretar, pues las quinceañeras ya traían alto kilometraje en sus experiencias existenciales, mientras que a los galanes del melodrama poco les importaba el amor heterosexual.

De ese modo, las oscuras historias personales de Adela Noriega, Thalía, Ernesto Laguardia, Sebastián Ligarde y Rafael Rojas, lograron proyectar una imagen idílica de la juventud, siendo que en la vida real los excesos, la ambición y la liviandad fueron el factor común en todos ellos.

En el caso de Adela Noriega, quien interpretó a la inocente quinceañera Maricruz, en la vida real ya andaba con el dueño de Televisa Emilio “El Tigre” Azcárraga, relación sentimental que le sirvió para lograr el protagónico.

Su participación fue tan convincente que despertó las bajas pasiones del entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari quien la hizo su querida hasta que la esposa celosa del mandatario la hizo huir del país una vez que quedó embarazada del poderoso político.

Por lo que toca a Thalía, quien hizo el papel de la otra quinceañera virginal a la cual se le nombró Beatriz, también resultó adelantada a su edad, pues a los 17 años ya andaba con el hijo del expresidente Gustavo Díaz Ordaz quien la tomó por amante a cambio de impulsar su carrera.

Llevándole 25 años de diferencia y con hijos, Díaz Ordaz Junior fue contactado por la mamá de Thalía para que lanzara a su hija menor de edad al estrellato aprovechando sus contactos en el mundo del espectáculo, amorío prohibido que le permitió protagonizar la telenovela Quinceañera tiempo después.

En cuanto a los galanes de la telenovela que despertaron la admiración y el ferviente gusto de las televidentes, paradójicamente a ninguno de ellos les gustaban del todo las mujeres, a pesar de que en la pantalla salían muy varoniles.
Ernesto Laguardia, quien interpretó al humilde mecánico Pancho quien estaba enamorado de Maricruz, era amigo de la productora de la telenovela Carla Estrada quien lo conoció en un antro gay, y al cual invitó para protagonizar Quinceañera.
En el melodrama, Laguardia era un joven casto y noble que estaba dispuesto a dar todo por su amor, pero en la vida real, Ernesto era adepto a los hombres, motivo por el cual tiempo después su primera esposa Cynthia Yedid lo abandonó al haberlo encontrado en la cama con uno de sus novios en turno.

Algo similar sucedió con el villano de la telenovela, Sebastián Ligarde quien interpretó al pandillero desalmado Memo López, y que le hizo la vida insoportable a las quinceañeras.

Más allá de la imagen de despiadado de Ligarde, a él también le gustaban los hombres, al grado que se enamoró del propio Ernesto Laguardia con quien compartía créditos principales en la novela.

La pasión entre ellos fue tan grande, que una vez los encontraron en pleno agasajo en medio de la grabación de la telenovela, pero a pesar de todos los comentarios morbosos que se desataron entre los miembros del elenco, una vez que culminó la producción ellos mantuvieron una relación sentimental por varios años.

En la actualidad, Sebastián Ligarde ya reconoció públicamente su orientación sexual y vive muy feliz con su pareja en Miami, mientras que Laguardia se volvió a casar por segunda vez para acallar los rumores.

Asimismo, el galán y enamorado de Thalía en la telenovela, representado por el actor Rafael Rojas, también ingresó a la producción gracias al apoyo de un ejecutivo que mantenía una relación sentimental con él.

Pocos años después, la entonces esposa de Rojas, la actriz Milena Santana se separó de él tras argumentar que era homosexual, y para corroborar su dicho, se sometió a un detector de mentiras en un programa de televisión, hecho que destrozó la carrera de Rafael hasta la fecha.