La Apuesta Resultó Todo un Fiasco

Ni una semana tenía de estrenado el nuevo reality show “La Apuesta”, y la producción de ese programa decidió cambiarlo de horario debido a que no obtuvo la respuesta esperada del público.

Y es que después de medir los índices de audiencia del domingo, ejecutivos de esa televisora tomaron la decisión de mover su programación, al percatarse que su carta fuerte representada por “La Apuesta” no podrá competir con el reality show Mastechef que trasmite Tv Azteca en ese día.

Para ello, la empresa de San Ángel advirtió que a las cinco de la tarde trasmitirá la serie “Los González”, bajo la producción de Jorge Ortiz de Pinedo, para llevarle raiting a “La Apuesta”, misma que se emitirá de seis de la tarde a las ocho y media de la noche, misma que terminará 30 minutos antes de que comience Masterchef.

Mientras Televisa ya se resignó a que La Apuesta no podrá competir contra Mastercheff, la televisora decidió retrasmitir la serie “Por Siempre Joan Sebastian en ese mismo horario, con el objetivo de quitarle un poco más de raiting al programa culinario de Tv Azteca, no importándole que haya estrenado la serie del “Ídolo del Pueblo”, tan sólo hace tres meses atrás.

Ante esa evidencia de rotundo fracaso al preferir una retrasmisión que un estreno en horario estelar, la mirada está encima del productor André Barrén, a quien se le había dado toda la confianza después de haber producido la serie “María de Todos los Ángeles”, sin embargo, los ejecutivos no le tuvieron paciencia y pronto perdieron el interés por él.

De acuerdo a fuentes cercanas a los altos mandos de Televisa, el fiasco de “La Apuesta” era un fracaso anunciado, debido a que estudios previos indicaron que los reality show enfocados a encontrar cantantes anónimos era una idea más que agotada, luego de que la empresa de San Ángel ha explotado ese tipo de programas durante los últimos cinco años, principalmente, con “La Voz México”.

No importando esas advertencias, Televisa dio luz verde al proyecto debido a que “La Apuesta” resultaría más económica al ser una producción propia de la televisora, donde además de no pagar derechos a otras empresas, se reciclarían recursos humanos y materiales para supuestamente alcanzar mejores resultados.

Otro de los factores del fracaso, se debió a la selección de los couches, entre los que se eligieron a Paulina Rubio, Pepe Aguilar y David Bisbal, donde los dos primeros no tienen nada de voz, mientras que como figura internacional, el español se quedó corto en cuanto a cartel artístico.

En la conducción se seleccionó a Cinthya Urías, quizás de lo poco aceptable, cumpliendo su papel nada más, mientras que ella es acompañada por Leonardo de Lozanne, personaje conocido, pero ajeno a esas tareas y donde a leguas se le notas su falta de experiencia y energía.

Anunciado que “La Apuesta” contará de cuatro etapas más, la primera de ellas enfocada a la selección de los participantes no resultó ser muy atractiva, y más porque esa labor la realiza supuestamente una computadora imparcial, lo que alimenta aún más los rumores de fraude en el programa.

Asimismo, se tiene proyectado que “La Apuesta” culminará su primera temporada en diciembre, no obstante, debido a su mal arranque y poco atractivo, por ahora ha sido movida de horario, y probablemente, tenga un final anticipado a consecuencia de los malos resultados obtenidos.