Jacky Bracamontes Preparaba Demanda Contra Televisa

Luego de haber participado en más de diez telenovelas y de haber sido la eterna conductora de “La Voz, México”, Jacqueline Bracamontes dio por concluida su relación con Televisa, misma que no se dio en muy buenos términos.

Y es que de manera sorpresiva, Jacky Bracamontes anunció su partida de la televisora a través de las redes sociales, siendo que sus seguidores ya la esperaban con ansia en la sexta temporada de “La Voz, México”, situación que ya no podrá darse, pues la conductora protagonizó un tremendo pleito con los altos mandos de la televisora.

De hecho, era sabido que Bracamontes no estaba muy contenta con el trato que se le daba en Televisa, pues luego de esperar casi ocho años para regresar a las telenovelas, la empresa le ofreció solamente un papel muy menor en “El Bienamado”, lo cual resultó frustrante para ella.

A pesar de apechugar de la mejor manera posible ese menosprecio, la gota que derramó el vaso se dio cuando en este mes de abril, ejecutivos encabezados por Alejandro Benítez, solicitaron la presencia de Bracamontes para darle la mala noticia de que ya no contaría con un contrato de exclusividad.

Según cuentan en Televisa, Jacky al enterarse de las nuevas condiciones, estalló en cólera y le dijo de todo a los ejecutivos, para después llorar desconsolada ante la decepción del trato sufrido, luego de que ella siempre fue disciplinada y abnegada para con las decisiones de la empresa.

Recobrando la compostura, se sabe que Bracamontes rechazó en ese momento toda posibilidad de trabajar con Televisa en el futuro bajo la modalidad de la contratación por proyecto, y revalorando su ego como actriz y presentadora, advirtió que aceptaría otros ofrecimientos que ya le han hecho otras empresas televisivas.

Asimismo, a Jacqueline Bracamontes le restaban poco más de dos años de contrato de exclusividad con Televisa, por lo que en su ira, se manejó de primer instancia que ella y sus abogados acudirían ante tribunales para hacer cumplir las obligaciones laborales contraídas, escenario que se mantenía firme, al menos 48 horas después de la mencionada reunión.

Pero como es bien sabido en esos casos, Televisa mantiene la regla no escrita de que aquel que la demande queda inmediatamente vetado del consorcio y todas sus filiales para siempre, lo que ha inhibido a muchos actores a irse hasta las últimas consecuencias, ante el temor de ver su carrera terminada tras interponer una demanda.

Reservándose si Jacky mantendrá su amenaza de demandar a Televisa hasta el final, la actriz y present adora dejó entrever que su futuro va más allá de la televisora, y anunció que próximamente publicará su autobiografía, c omo también retomará sus actividades empresariales como restaurantera.

A pesar de ese coraje reprimido, Jacqueline Bracamontes evidenció que su amago contra Televisa aparentemente es una estrategia para negociar de mejor manera su salida, pues en una entrevista reciente dada para Radio Fórmula, rectifico y dijo que no estaba negada a trabajar para Televisa si le llegaban al precio.