Inés Sainz Decepciona a Sylvester Stallone y a Netflix

La presentadora Inés Sainz no logró llamar la atención en la serie BeastMaster México, serie producida por Netflix con asociación del actor Sylvester Stallone, lo que tiene muy frustrados a los organizadores de la emisión.

Y es que bajo el slogan de que la serie paralizaría a México porque todos querrían verla, el pasado 24 febrero se estrenó la producción, que trata sobre la competencia entre 108 participantes de seis nacionalidades, que libran obstáculos y retos, al estilo de sus similares Ninja Warriror o Resbalón.

Si bien la fórmula está más que gastada, el atractivo estribaba en que BeastMaster sería estrenada a escala global, y tendría a sus propios presentadores por país, donde se suponía que Inés Sainz, acompañada del actor Luis Ernesto Franco, le imprimirían el toque azteca al programa para que fuera un exitazo en México.

A un mes de haberse estrenado, el rotundo fracaso, al menos en México, ha sido evidente, pues ni la prensa escrita, los medios electrónicos y ni siquiera Netflix le han dado seguimiento a la serie, lo que indica que no fue bien recibida por el público.

Lo mismo se puede observar en la redes sociales donde no se comenta nada, y peor aún, en sitios y plataformas donde ya se subió la serie completa de manera ilegal, el número de visualizaciones es ridícula, al grado que hasta youtube la tiene disponible sin haberla bloqueado, pues cada capítulo no llega ni a las mil reproducciones, lo que indica que ni siquiera la han reportado por infringir derechos de autor.

Aunque Sylvester Stallone ya anunció que habrá una segunda temporada, lo que está en duda es que sigan los mismos presentadores, pues ni Inés Sainz ni Luis Ernesto Franco lograron despertar el interés del público mexicano, a pesar de que existe un equipo completo de 18 integrantes de esa nacionalidad.

Si bien Inés Sainz tiene un buen número de seguidores, lo que quedó en evidencia es que lo suyo son las cápsulas deportivas, pues cuando se trata de conducir, y sobre todo de animar, de inmediato se nota su falta de experiencia, y aunque parezca extraño, también su falta de carisma.

Y es que al ver los episodios de BeastMaster en su versión para México, resulta exasperante aguantar a los conductores, pues además de no parar de gritar donde no se les entiende por momentos, particularmente a Inés Sainz, se le ve con baja energía, y en no pocas ocasiones, hasta aburrida.

Sabedora que la serie no está resultando como lo esperaba, Sainz no pierde oportunidad de publicitarla a través de las redes sociales, y a pesar de que tiene millones de seguidores, el programa sigue pasando desapercibido a pesar de sus esfuerzos, y para decepción de Netflix y su productor Sylvester Stallone.