Fantasma de Jenni Rivera ronda su casa


A inicios del mes de junio, se concretó la venta de la casa de Jenni Rivera, luego de que por casi tres años se había ofrecido a varios compradores. Después de una decena de rechazos por supuestamente existir una extraña presencia en la mansión, finalmente logró venderse, pero muchos aseguran que el nuevo dueño también vivirá con una nueva inquilina.

Y es que la propiedad que Jenni que compró en el 2008 a un precio de tres millones 300 mil dólares, fue puesta a la venta el pasado 7 de octubre 2013, pero a pesar de que se presentaron por lo menos diez interesados, la operación no pudo concretarse hasta este mes de junio.

La mansión, se encuentra situada en Encino, dentro de la exclusiva zona del Valle de San Fernando, en California, Estados Unidos. Cuenta con seis habitaciones, 11 baños y una privilegiada vista a la ciudad. La recámara principal, que era de Jenni, tiene un spa con jacuzzi y un enorme vestidor. Además, posee una biblioteca, sala de cine, gimnasio, piscina, cava, una cocina estilo gourmet y hasta un elevador.

Jenni, quien falleció el 9 de diciembre del 2012 en un accidente aéreo, tuvo fuertes encontronazos con su hija “La Chiquis” debido a un supuesto romance que mantuvo con quien fuera el esposo de la excantante, el beisbolista Esteban Loaiza, y por esos motivos la desheredó y la corrió de la casa de Encino.

El disgusto fue tan grande, que Jenni tramitó una orden de restricción ante un tribunal para que su supuesta hija desleal no se acercara a la casa, como también cambió cerraduras, claves y alarmas con el fin de nunca más verla en la mansión familiar.

Tras la lamentable muerte de Jenni, “La Chiquis” y su tía Rosie se mudaron de nueva cuenta a la mansión, pero a partir de ese momento, personal de seguridad y de servicio de la casa aseguraron que en ella sucedían cosas extrañas, principalmente en la que fuera la habitación de Jenni, misma que se dejó intacta después de su fallecimiento.

Mientras los trabajadores de la casa renunciaban constantemente por supuestamente evidenciar situaciones paranormales, donde alguno de ellos aseguró para un medio local haber visto el fantasma de Jenni pedir que su hija se fuera de la mansión, la tía Rosie también dejó el lugar, aparentemente por tener fricciones con “La Chiquis”.

Y es que el rumor de que en la casa habitaba todavía la “Diva de la Banda” se incrementó aún más, cuando “La Chiquis” aseveró en una entrevista, que ella se comunicaba con su madre difunta en la mansión, la cual en palabras de ella, le había otorgado el perdón y la alentaba para iniciar su carrera musical.

Tras esas confirmaciones, el rumor del fantasma de la “Diva de la Banda” comenzó a difundirse por el barrio, lo que dificultó la venta de la propiedad, pues se sabe que un afamado deportista declinó la oferta, mientras que trascendió que un narco de Sinaloa también quiso adquirir la casa, pero al final se arrepintió por causas desconocidas.

A casi tres años de salir a la venta, el portal de noticias TMZ confirmó que el cantante y exmarido de Jessica Simpson, Nick Lachey, adquirió la propiedad por un monto equivalente a 4.15 millones dólares, donde se mudará en los próximos meses con su actual esposa Vanessa Minillo y sus dos hijos.

Concretada la operación, “La Chiquis Rivera” difundió un vídeo por ínstagram, donde a unos días de abandonar la casa, aseguró que se siente triste y rara, pero lo que generó un alboroto en la redes sociales, es que aparentemente la silueta de Jenni Rivera a penas y se puede distinguir en una de las ventanas de la casa, hecho que dividió opiniones, pues mientras unos aseguran que se trata de sólo un reflejo del sol, otros refieren a que efectivamente es la “Diva de la Banda” que tras despedirse, finalmente ya podrá descansar en paz.