Esteban Arce, el fanático tolerado por Televisa

El presentador Esteban Arce es uno de los consentidos de Televisa a pesar de tener uno de los perfiles más controvertidos de la televisora.

Y es que Arce no sólo fue el único que no fue tocado dentro del área informativa de la empresa en sus recientes cambios, sino que además, la predilección por Esteban es tal, que su programa “Matutino Express” también fue el único en sobrevivir cuando el canal 4 se transformó del “Canal de la Ciudad” a “Foro Tv” en 2010.

A la edad de 24 años, Esteban Arce ingresó al consorcio de Televisa gracias a que su amigo de la infancia Alejandro González Iñárritu lo recomendó para que trabajara como locutor en la estación WFM, cuando éste era director de la emisora radiofónica.

En 1993 saltó a la fama cuando condujo junto a Jorge “El Burro” Van Ranking el programa de radio matutino “El cañón del Zopilote”, alcanzando un éxito tal que el productor Guillermo del Bosque se los llevó para trabajar en el canal de paga Telehit bajo el nombre “El Calabozo”, el cual también fue trasmitido por televisión abierta tiempo después.

Terminado el furor de “El Calabozo” a inicios del 2000, Arce posteriormente participó en algunos programas de la farándula donde fracasó. Tiempo después dejó Televisa para irse a Univisión, y tras un nuevo descalabro firmó para Telemundo donde condujo un programa por cuatro años.

A la par, Arce estaba al frente de una emisión de radio que trasmitía desde los Estados Unidos para Radio Trece, misma que tuvo que dejar en 2006 por problemas de censura, luego de que Andrés Manuel López Obrador ganó la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Desempleado y sin dinero, entró en pláticas con una productora asociada con Tv Azteca. El rumor de su posible ingreso a la televisora del Ajusco llegó hasta los oídos de José “Pepe” Bastón, y éste le propuso un contrato de exclusividad con Televisa con tal de que Arce no colaborara con la competencia, aunque de momento no apareciera en ningún programa.

Ya con dinero pero sin nada que hacer, Arce por recomendación de su esposa viajaron a Bosnia a visitar a una Virgen local, donde supuestamente se le apareció primero satanás en forma de niña, para dos días después, asegurar que tuvo una revelación divina al ver con sus propios ojos a la misma madre de Dios.

Tras esa experiencia religiosa, Arce dijo que fue tocado por Dios y a partir de ese momento juró que entregaría su vida y su trabajo a continuar y difundir la obra del Señor.

Habrá sido coincidencia o un milagro, pero a su regreso a México, Televisa llamó a Arce para suplir a Víctor Trujillo, ya que había renunciado al programa matutino “El cristal con que se mira”, debido a que había sido víctima de la censura por parte de la televisora luego de exhibir las corruptelas del exgobernador mexiquense Arturo Montiel.

Declarado vacante el espacio informativo por las mañanas en el canal 4, en enero del 2007, Esteban Arce estrenó el programa “Matutino Express”, donde desde un inicio comenzó a defender ideas ultraconservadoras como la prohibición del aborto, su rechazo abierto a la homosexualidad, y la defensa a ultranza de la familia tradicional, entre otros temas controvertidos.

La Iglesia Católica al percatarse que Esteban Arce defendía con fervor su doctrina desde un canal abierto de televisión, pronto vinculó al equipo publicitario de “Matutino Express” con las fundaciones “A favor de lo mejor” y “La Unión Social y Nacional de Empresarios Mexicanos”, las cuales tiene nexos directos con patrocinadores poderosos como Bimbo, Alpura, Comercial Mexicana, Coca Cola, Comex, Jumex, Chedraui, Walmart, Flexi, Banamex y Bancomer, entre otros más.

Asegurada la abundante publicidad para “Matutino Express”, Esteban Arce prácticamente se volvió un intocable para los ejecutivos de Televisa, pues las carretadas de millones que ingresan durante su espacio informativo en canal 4, es una de las fuentes económicas más redituables que tiene la televisora de San Ángel en su área de noticias, y la cual ha funcionado por más de una década.

A cambio de ese financiamiento, Arce ha tenido que defender a ultranza los principios de la Iglesia Católica, en donde en algunos casos, los excesos le han acarreado fuertes críticas, como lo fue en 2010, cuando Esteban afirmó que la homosexualidad era una enfermedad antinatural, lo que le valió una llamada de atención del organismo gubernamental encargado de combatir la discriminación.

Asimismo, Arce muestra imágenes religiosas durante su programa, y ha llamado mariguanos a los ministros de la Suprema Corte de Justicia por haber aprobado el matrimonio entre las personas del mismo sexo y el consumo de mariguana para fines medicinales.

Ante tales desplantes mostrados por Arce, grupos de la sociedad civil a favor de la diversidad y voces en redes sociales han arremetido fuertemente contra Esteban para que sea removido de su programa donde utiliza un bien concesionado para emitir campañas de odio, situación que el propio a Jean ha dicho que es sensible a los reclamos, pero no ha hecho nada al respecto.

Mientras la sociedad civil y varios sectores del gobierno exigen que Esteban modere su línea confesional en la televisión, ejecutivos de Televisa y el propio Arce hacen caso omiso a las protestas, todo ello en afán de seguir resguardando los apoyos publicitarios de los grupos ultraconservadores que los patrocinan.

Sobre si Esteban Arce es en realidad un ferviente creyente de la doctrina católica, eso es lo de menos, pues fanático o no, al jugar el papel de apóstol en “Matutino Express” ha generado grandes dividendos para él y para la propia Televisa.