Por esta Razón “La Gaviotita” no Soporta a su tía Verónica Castro

A unos meses de salir de Los Pinos, Angélica Rivera no ha logrado reconciliarse con su excuñada Verónica Castro, y por esa tensa relación, Sofía Castro ha preferido guardar lealtad a su madre, y por ende, no tener ninguna comunicación con su tía, a pesar de que la adoraba cuando era niña.

Comenzada la década de los noventa, Verónica Castro y Angélica Rivera tenían una buena amistad, y derivado de ella, la experimentada actriz le dio su primera oportunidad a la otrora “Gaviota”, permitiéndole participar en su coro de bailarines, para después integrarla a la telenovela “Mi Pequeña Soledad”, pues la chaparrita consentida era la protagonista y productora ejecutiva del melodrama.


Corren a la Doctora Ana María Polo de Telemundo

En 1993, Angélica Rivera obtuvo el papel principal en la telenovela “Sueño de amor”, con quien compartió créditos con Omar Fierro, y el cual a su vez vivía un tórrido romance con Verónica Castro, y misma que tuvo mucho que ver para que ambos estuvieran en esa producción.

Mientras eso sucedía, el hermano de Verónica, José Alberto “El Güero” Castro, comenzó un noviazgo con Angélica Rivera, donde dos años después, nació Sofía, su primera hija, fuera del matrimonio.

Siendo muy católica, Verónica Castro siempre insistió que su hermano y Angélica contrajeran nupcias formales, y fue cuando Sofía cumplió los ocho años, que la pareja por fin se casó por todas las leyes, para felicidad de la orgullosa cuñada, quien feliz recibía a la familia en su casa cada vez que la visitaban.

Pepillo Origel es Corrido de dos Trabajos en tan Sólo dos Meses

Todo iba bien hasta que en 2008, Angélica Rivera suplió a la cantante Lucero para promocionar las acciones de gobierno de Enrique Peña Nieto en el estado de México, y donde ambos quedaron prendados, a pesar de que “La Gaviota” todavía se encontraba casada con el “Güero”.

Tras esa situación, los chismes pronto llegaron a Verónica Castro, quien furiosa recriminó que su cuñada le viera la cara al Güero, y a partir de ahí, rompió toda relación con Angélica Rivera, pues veía sufrir a su hermano por su tormentosa relación.

No pudiendo tapar lo inocultable, en 2009, Angélica Rivera comenzó los trámites para anular su matrimonio religioso con José Alberto el Güero Castro, por lo que los rumores sobre una posible boda con el entonces gobernador mexiquense arreciaron.

Para fundamentar la separación, “La Gaviota” aludió que el “Güero” la había maltratado constantemente, lo que le permitiría adquirir una licencia de “El Vaticano” para volverse a casar, pero que levantó el enojo de Verónica Castro al enterarse de todo lo que su excuñada despotricó en contra de su hermano.


Ortiz de Pinedo Demandó a Televisa y sus Hijos Están en Riesgo

Dicho en propia voz de Verónica, “La Gaviota” le habló por teléfono a su casa y la amenazó de que no interfiriera en su relación con Peña Nieto, pues la chaparrita había dicho a la prensa que ese matrimonio era ilegítimo e imposible de anular, pues su hermano se había casado con la alta venia de la iglesia católica apostólica romana.

Finalmente, el matrimonio civil y religioso entre Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto se dio a finales del 2010, no sin antes existir la reprobación absoluta de Verónica Castro, quien calificó de malagradecida a su excuñada, por haberse burlado de su hermano, y todavía darse el lujo de amenazarla.

En medio de esas desavenencias, Sofía Castro cerró filas con su madre, y descargó todo su coraje en contra de su tía Verónica, pues la responsabilizó de que la mala relación entre la familia saliera a la luz pública, motivo por el cual le dejó de hablar desde el año 2012, a pesar de que solía retozar y jugar en la sala de su hoy familiar incómoda cuando era todavía una niña.