Critican al Pastel de la Abuelita de Thalía por Naco

La celebración por los 100 años de la Abuelita de Thalía sigue dando de qué hablar, y ahora le tocó el turno al pastel que fue ofrecido en la fiesta, el cual está causando furor en las redes sociales por su mal gusto.

La cita fue en la casa de Laura Zapata, media hermana de Thalía, donde se realizó una misa de acción de gracias, para después ofrecer un brindis y un banquete, para alrededor de 100 invitados en los que se encontraban familiares, amigos y periodistas.



Que Gómez Mont Necesita un Psicólogo por Tanto Hijo

La estrella del festejo fue el enorme pastel de color rosa y blanco de siete pisos que llamó la atención de todos los presentes, y que no escapó de las críticas y las miradas indiscretas de los comensales quienes veían atónitos el mazacote descomunal en un rincón de la sala.

Como si se tratara de unos 15 años de pueblo, el pastel atiborrado de merengue tenía la leyenda “Te amamos Evita, te amamos abuelita. Feliz cumpleaños” y las firmas de Thalía, Tommy Mottola y sus dos hijos, para dejar claro en mensaje de quién había pagado el corriente regalito.

Montado en charolas forradas de aluminio, y merengue escurrido simulando gotas de cascada con múltiples rosas de color rosa, los que lo probaron aludieron que su sabor era peor que su apariencia, pues estaba demasiado azucarado e inflado, como para pasárselo de un bocado sin tener que salir corriendo en busca de un refresco.

Alejandra Guzmán Luce Irreconocible Tras Malos Arreglitos

Para acompañar el pastel, previamente se ofrecieron guisados y tacos mexicanos, que los invitados degustaban al ritmo de los violines que interpretaron música clásica y que fueron contratados para amenizar el festejo.

Asimismo, hubo coros de dos sopranos y un tenor. Y ya envalentonada, Laura Zapata se aventó algunas arias de ópera, que entre vasos de unicel y platos de plástico fueron muy acordes al tipo de música interpretada.

Siempre manteniendo la pose, tanto Thalía como Laura Zapata guardaron las apariencias luego de que llevan años instaladas en un pleito interminable, mientras que Doña Eva estaba abrumada, pues a su edad no está acostumbrada a esos trotes.

La fiesta fue todo un éxito, según refirieron los asistentes. Pero ya afuera de la casa las carcajadas eran inevitables al recordar la taquiza, los violines y el extravagante pastel que hizo de esa tarde algo inolvidable.

Televisa Prepara la Competencia de Rosario Tijeras