Juez Benito Molina de MasterChef Está Insoportable

Para la nueva temporada de MasterChef México, el chef Benito Molina se tomó muy a pecho la promesa de la producción de hacer notables cambios, ya que él está irreconocible, pero por lo insoportable, pues todo indica que la fama se le terminó subiendo a la cabeza.

Y es que si Molina en las anteriores ediciones se había mostrado como un juez estricto, pero comprensivo, para luego de salir del foro comportarse normalmente como en la vida real, ahora todo cambió pues Benito se puso más exigente en el programa y más intolerante fuera de él.

Pero más allá de su papel asignado en el reality show, Molina ha declarado en varias entrevistas que la fama ya lo tiene harto porque lo fans del programa no dejan de perseguirlo para pedirle un autógrafo, o peor aún, ni comer lo dejan pues lo molestan para que pose junto a ellos para una selfy.

Asimismo, Molina se ha quejado de que luego de que se hiciera famoso por MasterChef, su restorán en Ensenada Baja California se ha convertido en un punto de referencia de la ciudad, donde decenas de curiosos acuden al lugar con la intención de conocer al chef que sale en la televisión, pero que muy pocos de ellos son los que consumen algún alimento en el establecimiento.

Mientras que para unos Benito Molina se ha vuelto más gruñón de lo normal, para otros se ha convertido en una copia barata del famoso chef Gordon Ramsay, a cuyo malhumorado cocinero escocés se le toleran sus desplantes en compensación por su talento en la cocina.

En su versión mexicanizada, Molina ha comenzado a regañar más de lo común a los participantes, como fuera del foro, los ha desalentado a que NO insistan en el negocio de la comida, pues a su parecer nadie de los que están ahí tiene el carácter para seguir esa carrera de manera seria.

A sus comentarios poco amigables, Benito ha adoptado un dejo de prepotencia para con los participantes y algunos miembros del equipo de la producción, a quienes ni caso hace fuera de las cámaras, a pesar de que todos trabajan en proyecto común que ha sido exitoso los últimos años.

Por la mala percepción que tiene de los participantes, Benito Molina ha sido incapaz, ya no digamos de darle trabajo a alguno de los ganadores de las ediciones pasadas, sino al menor orientarlos en cómo poner su restorán, pues para él es mejor que se gasten el dinero viajando, que lo derrochen en un negocio culinario fallido.

Con la mirada llena de soberbia, los concursantes de la actual temporada de Masterchef han comenzado a alucinar al mencionado chef Benito, ya que dentro del programa nada más se la pasa regañándolos, mientras que fuera de él, ni el saludo les dirige.

Cambiado radicalmente en su actitud, muchos se preguntan qué hace en Masterchef si no tolera las consecuencias de la fama, y por qué aceptó pararse frente a las cámaras como juez si no cree en la habilidades de los participantes, como tampoco en la seriedad del programa.

Finalmente, sin Masterchef nadie estaría hablando del chef Benito Benito, ni mucho menos, nadie reconocería su rostro más allá de su circulo de amistades.