Ari Borovoy revive a cadáveres musicales


Como cantante solista, Ari Borovoy no tuvo mucho éxito. Pero como empresario, ha logrado revivir las carreras de Jeans, Kabah, OV7, Pandora y Caló, todos ellos grupos musicales que estaban prácticamente en el olvido, pero que en su momento tuvieron buena aceptación entre el público.

La carrera de Borovoy comenzó bajo el auspicio de Julissa Macedo en el grupo musical “La Onda Vaselina”, pero al percatarse que la mayoría de las ganancias se las llevaba su mánager, decidió independizarse junto con sus compañeros y reaparecieron como el grupo “OV7”, el cual duró tres años hasta desintegrarse en el año 2003.

Tras esa experiencia, Borovoy comprendió que el futuro de los artistas estaba en los representantes que los manejan, y por ello, decidió fundar su propia compañía de gestión artística a lado de su hermano Jack, a la cual denominaron “Bobo Producciones”.

La nueva compañía de los Borovoy se instaló en unas oficinas de poca monta en Metepec, Estado de México en 2006, y era atendida solamente por el par de hermanos que prácticamente hacían de todo. Al comienzo, ambos intentaron montar algunas obras de teatro sin mucho éxito, y tiempo después, se transformaron en una disquera independiente, que lanzó el segundo álbum de Ari, el cual impactó poco en el mercado.

Con mucho esfuerzo y visión, los hermanos siguieron trabajando para hacer crecer a la compañía, pero fue hasta el año 2010 que “Bobo Producciones” despegó al promover el reencuentro del grupo “OV7”, mismo que lanzó un nuevo disco con grandes ventas, así como un buen número de conciertos por todo el país que presentaron llenos absolutos.

Luego de esa experiencia, la reputación de “Bobo Producciones” subió como la espuma, y varios famosos comenzaron a acercarse a los hermanos Borovoy para que los representaran.

A mediados del 2014, y probada la fórmula de los reencuentros de grupos musicales en el olvido, el siguiente golpe de los hermanos Borovoy fue juntar a los grupos “OV7” y “Kabah” en una serie de presentaciones que tuvieron buena aceptación por parte del público, y que incluso gracias al éxito obtenido, hicieron recapacitar a exintegrantes que de inicio se negaron a participar, como lo fue el caso de Kalimba y María José, quienes ya tenían una carrera consolidada al margen de los grupos que los vieron nacer.

Poco antes, el grupo Pandora también se unió a “Bobo Producciones” al ver que no hay compañía en México que maneje de mejor forma el concepto de los reencuentros que los hermanos Borovoy, dando como resultado el segundo aire de la agrupación con varias presentaciones en el Auditorio Nacional y un disco en vivo por sus 30 años de trayectoria.

Para mediados del 2015, los hermanos Borovoy orquestaron el regreso del grupo Jeans luego de casi quince años de haberse dividido. Con integrantes mayores de treinta años, la mayoría auguraba el fracaso del reencuentro, pero la imagen de señoras alocadas y bien acomodadas de Karla, Angie, Melissa y Regina, terminaron por revivir el interés de sus fans, como también el morbo de muchos otros que querían ver los cuerpos bien torneados de las “doñas” instaladas en plan juvenil.

Dada esa cadena de éxitos, el mayor reto ahora para “Bobo Producciones” estribará en revivir la carrera del grupo Caló, el cual brilló durante la década de los noventa, y que anunció su próximo regreso.

De ese modo, Claudio Yarto de 53 años de edad, las cuarentonas Maya y María Karuna, como también Gerardo y César, de la mano de la casa productora de Ari prometieron un disco nuevo y gira por todo el país, con la intención de resurgir de las telarañas, pero de lograr un éxito relativo, el mérito se lo llevarán los hermanos Borovoy, pues aparentemente se trata de una misión casi imposible.