Legarreta Quiere Posar Semidesnuda Pero no la Pelan

Andrea Legarreta está en busca de su segundo aire luego de que las redes sociales la hicieron pedazos por su torpe actitud oficialista, lo que le valió una avalancha de críticas por su marcada ignorancia en temas económicos.

Esperando que el rechazo mostrado por la gente se revierta por sus supuestos encantos, Andrea Legarreta a sus 45 años de edad, actualmente se encuentra empeñada en que alguna revista para caballeros le haga una oferta para que aparezca en una de sus portadas mensuales.

Bajo ese objetivo, desde el mes de mayo pasado, Legarreta ha estado exhibiéndose continuamente con poca ropa en sus cuentas de redes sociales, con la intensión de despertar el interés de algún director de una publicación para adultos que solicite sus servicios.

Si bien se sabe que Legarreta no posaría exclusivamente por dinero, tal decisión ya se ha vuelto una obsesión en ella, en parte, para demostrar que a su madura edad ella sigue guardando la línea, mientras que por otra, ambiciona pertenecer al grupo de famosas que por sus exuberantes curvas han aparecido en las páginas de ese tipo de revistas.

Y es que en tal deseo, llama la atención que Legarreta quiera cumplir sus fantasías ya tan tarde, pues ella se había mostrado siempre recatada en fotos, portadas y programas de televisión, no obstante, próxima a cumplir 50 años, todo indica que Andrea no se quiere quedar con las ganas.

Mientras Legarreta ya echó el anzuelo, por ahora ninguna revista para caballeros ha mostrado interés alguno. Peor aún, tanto en la revista del conejito como en la publicación que le compite, han tomado el velado ofrecimiento mostrado en las redes sociales como una mala broma, que hasta burlas ha provocado al interior de las redacciones, pues Legarreta además de no cubrir el perfil de voluptuosidad requerido, es una mujer casada.

A pesar de todo ello, para Legarreta el tema de su matrimonio no pareciera ser un impedimento, pues recientemente su marido, el cantante Erick Rubín, salió a los medios a decir que estaba orgulloso de que su mujer se exhibiera semidesnuda en internet, lo que se interpretó como un claro consentimiento por parte de él, para que las revistas aludidas se animen a invitarla a sus páginas.

A cuatro meses de su intento por llamar la atención de dichas publicaciones, Legarreta sigue haciendo su lucha para alcanzar su objetivo, y ahora hasta cuenta con la aprobación de su marido, no obstante, por su mala reputación y escaso interés por parte de la gente, aparentemente la conductora del programa Hoy tendrá que conformarse sólo con subir fotos candentes a sus redes sociales.