Al no Destacar Rubí, su Papá Ahora se Lanza Como Cantante

Ni duda cabe que al probar las mieles de la fama, Rubí y su familia se quedaron picados, y al ver que la quinceañera nada más no despega, ahora su papá Don Crescencio saldrá al quite para salvar el honor de la familia.

Y es que desde que Rubí Ibarra, mejor conocida como la quinceañera más famosa de las redes sociales, decidió lanzarse como cantan¬te, muchas han sido las críticas que ha recibido por parte del público, lo que le ha impedido cumplir su meta de alcanzar la fama en el mundo de la música.

Al ver que Rubí está muy verde, y que ha probado de todo sin fortuna alguna, su manager Rubén Rojas ahora tiene puesta la mirada ni mas ni menos que en su papá Don Crescencio, al cual ahora quiere convertir en ídolo musical que abarrote plazas del pueblo y toda tipo palenques.

Aunque la idea pareciera más que loca, el primero en estar entusiasmado es el propio Don Crescencio, quien ya prepara su primer sencillo, bajo el género de regional mexicana, y el cual además ya está ensayando sus primeras coreografías para ganarse el corazón del respetable.

De acuerdo a su manager, Don Chencho como cariñosamente también se le conoce a Don Crescencio, siempre ha cantado muy bien, actividad que hace como pasatiempo, en lo que se gana la vida como ganadero.

Según dicen los que conocen, Don Chencho es un verdadero trovador de los valles y montes, talento que ahora pretende llevar al plano profesional, para sorpresa de propios y extraños.

En ese sentido, Don Crescencio ya prepara su mudanza para instalarse en la ciudad de México para adiestrarse como cantante de banda y norteño, lugar donde actualmente radica su hija Rubí al lado de su señora madre.

Su manager ha dicho que don Checho es muy afortunado, pues luego del descubrimiento artístico de su hija, a su decir, muchos productores le han propuesto a Crescencio Ibarra grabarle un disco, luego de que ocasionalmente lo han oído aventarse un palomazo en las presentaciones de su hija Rubí.

Cierto o no, Don Chencho está decidió a lograr lo que no pudo su hija Rubí, y con ello salvar el honor de la familia en el medio de la farándula, para demostrar que los oriundos de Villa Guadalupe, San Luis Potosí no se echan para atrás, y menos un integrante de la familia Ibarra.

Hecha la advertencia, habrá que esperar como le va a Don Crescencio en su debut, donde se podrá corroborar si como canta duerme, y si es capaz de alcanzar el éxito que su simpática hija nunca logró.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com