Abandonaron a Rubén Aguirre Hasta en su Muerte

Mientras la mayoría de los integrantes de la “Vecindad del Chavo” acabaron peleados entre sí, Rubén Aguirre, quien interpretaba al Profesor Jirafales, siempre se mantuvo neutral, no obstante, tal despreocupación provocó que abusaran de su nobleza, al grado que hasta en sus últimos días tuvo que pasar penurias con tal de evitar conflictos con sus compañeros, agremiados y hasta con los ejecutivos de Televisa.

Y es que tras 46 años de carrera artística, Aguirre anunció su retiro en el 2013, luego de presentársele complicac iones en su salud, pero lo que realmente indignó a la opinión pública fue que un reportero de la cadena BBC de Londres hiciera público que el “Profesor Longaniza” no tenía dinero para pagar las cuentas del hospital donde se atendía.

En esa ocasión, ni el sindicato de actores de la ANDA, ni la propia Televisa querían hacerse responsables de los gastos médicos de Aguirre, siendo que su imagen les dio fama y dinero por décadas.

El origen de la tragedia para Aguirre ocurrió en el año 2007, cuando perdió todos sus ahorros, luego de que él y su esposa sufrieran un grave accidente en la carretera después de que su vehículo se quedara sin frenos. A partir de ese momento, ambos tuvieron que usar silla de ruedas y pagar constantemente tratamientos médicos.

De acuerdo a Rubén Aguirre en su libro “Después de Usted”, su capacidad física desde el accidente se fue deteriorando al grado que ya no pudo trabajar, y ya sin sus ahorros, tuvo que vivir de la exclusividad vitalicia que le dio Televisa, la cual apenas y le alcanzaba para sobrevivir.

Según Aguirre, la exclusividad ofrecida en varios de los casos le resultó contraproducente, pues no podía trabajar en programas y comerciales que no autorizara Televisa, lo que le obligó a desaprovechar oportunidades a cambio de la pensión modesta que le daba la televisora.

El plan con maña de Emilio Azcárraga estribaba en que con la especie de pensión otorgada, Aguirre cedería todas sus regalías por los programas en que participó, y de ese modo, mientras Televisa hacía millones con la difusión de la “Vecindad del Chavo del Ocho” por toda América Latina, al “Profesor Jirafales” se le daba una bicoca que ni siquiera le servía para solventar sus gastos médicos.

Para colmo de males, el sindicato de actores de la ANDA, también lo abandonó a su suerte luego de haber cotizado por más de 30 años, pues luego del escándalo desatado por el reportaje difundido por la BBC londinense en junio de 2015, pagó la deuda hospitalaria de Aguirre por presiones de la opinión pública, pero después se desentendió de su persona.

Con problemas biliares y en la columna, y además con diabetes, Aguirre tuvo que arreglárselas sólo para salir adelante, lo que además se agravó por un cuadro de depresión profunda que lo llevó a renunciar a las ganas de seguir viviendo, según lo confirmó su propio hijo.

La mañana del 17 de junio de este año, su amigo y compañero de trabajo, el también actor Édgar Vivar anunció por las redes sociales que Aguirre había fallecido por complicaciones de una neumonía, revelación que fue confirmada al poco tiempo por sus familiares dolientes.

Tras el fallecimiento del “Profesor Jirafales”, artistas, famosos, ejecutivos de Televisa y hasta políticos dieron muestras de agradecimiento al actor por haber compartido su trayectoria artística con el público, sin embargo, los signos de apoyo llegaron tarde, pues nunca se presentaron cuando él más los necesitaba.